Al menos tres hombres se robaron 22 de junio una yegua de 3 años, llamada "Bonita”, que se encontraba pastando en un terreno baldío de la localidad de El Bolsón, Río Negro, la trasladaron a la casa de una de ellos y la mataron en forma cruenta, aplicándole cortes con cuchillo en su lomo y cuello y golpes en la cabeza.

César Ariel Acevedo y Marco Muñóz fueron imputados por "abigeato agravado, actos de crueldad sobre los animales y violación a las reglas establecidas por las leyes de Policía Sanitaria Animal". Del tercer sujeto se desconoce su nombre.

Acevedo se presentó en el tribunal de El Bolsón este martes y dijo que no sabía que el caballo era robado, que le pidieron hacer una “gauchada” a cambio de un “cachito de carne” y que estuvo en el lugar del hecho apenas unos quince minutos.

Contó también que no sabe leer ni escribir, no tiene teléfono celular y el día del hecho estaba ebrio. “Me dedico a trabajar, no andar haciendo macanas”, aseguró.

Según su relato, se estaba en su casa tomando cerveza con Oscar Hugo Pérez, su vecino, cuando apareció Marco con “Piche”, una persona que no identifica más allá de su apodo, y que lo buscaron porque tenían un caballo ahí para degollar, y alguien les había dicho que él sabía hacerlo. “Me llevaron en el auto, así que yo fui, lo degollé y me vine, el animal ya estaba herido”, reveló.

En la casa estaba “el Piche”, Marco Muñóz, Darío Fernández, Hernán, otra persona a la que no conoce y que supuestamente era el dueño del caballo, Marcos Díaz y “el Pulga”, que es pochoclero. “Esos son los que quedaron ahí, yo fui quince diez minutos ahí y después me fueron a dejar a mi casa de vuelta, no sé qué habrán hecho ellos”.

“Me dijeron que tenían un caballo ahí, que no se si lo habían comprado o qué, que Darío Fernández les había dicho que yo sabía degollar y que si podía ir a hacerle la gauchada esa que ellos me daban un cacho de carne”. Aseguró que acudió al lugar “para degollarlo nomás, cuando yo en el momento fui y degollé, el animal ya estaba lastimado. Yo fui, degollé y me vine”.

“En un momento me di cuenta yo estaba en pedo, no me di cuenta de nada, estaban con un celular ahí, pero yo no entiendo los celulares, no sé si estaban alumbrando o estaban filmando. Al otro día me dieron un pedacito de carne. Ni idea, yo fui, hice eso, me dieron la carne y listo”, señaló.

Acevedo manifestó que supo después de que el caballo había sido robado porque sus hijas le avisaron que había videos. "Yo no tengo celular ni nada, ahí dije como mierda me dijeron que era legal todo y resulta que sale el video”, refirió .

Quedó imputado en la causa y con prisión preventiva domiciliaria, al igual que Marco Muñóz que había sido detenido algunos días antes. Mientras tanto, la fiscalía busca avanzar en la investigación hacia otras personas que estuvieron en el lugar del hecho.

Fuente: Minuto1

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry