Es la influencer Mia G. Andrade. Subió a Tik Tok un polémico video de su paso por la el país

La brusca subida del dólar tiene pendiente a la Argentina. No hay nadie que escape a la "locura" del aumento sin freno de la moneda estadounidense y todo el mundo busca hacer "malabares" a la hora de marcar una diferencia. La economía diaria está atravesada por el billete "verde".

Así las cosas, no pasó inadvertido un video que una joven estadounidense llegada a Buenos Aires colgó en las redes. Lo hizo en Tik Tok y las reacciones no se demoraron en llegar. Es que con la sensibilidad que nos caracteriza, muchos "saltaron" al ver los lujos y gustos que pudo darse con el simple hecho de cambiar 40 dólares.

La joven mostró el grueso fajo de billetes de pesos argentinos, y no pudo evitar mostrarse sorprendida por todo lo que pudo comer y comprar. Como era de esperarse, las críticas de los seguidores argentinos se exparcieron como reguero de pólvora. Las redes sociales, literalmente, estallaron por el aire.

Es la influencer Mia G. Andrade, quien ha compartido imágenes de un muy generosos desayuno con facturas surtidas, un almuerzo en una parrilla, compras de todo tipo en un supermercado y, por último, su paso por una heladería de Buenos Aires.

Sus comentarios rondaban en torno a una idea fija: "lo barato" que le salió todo al cambio actual en la Argrentina. “Miren estos fajos de billetes, el dinero que ven acá son 40 dólares”, dijo, mientras agregaba: “Es tan barato para un americano viajar a la Argentina”.

“El punto es que si viajan para acá van a vivir como reyes y siento que los estoy promocionando, pero comí pizza, pollo, papas fritas, carne y todo”, dijo la chica en su publicación.

Indignación generalizada

El video empezó con dichos que movieron pasiones: “Me siento tan rica en la Argentina”, dijo muy suelta de cuerpo al mostrar billetes de $1000, de $500 y de $100.

El público argentino no se quedó callado: “Te estás riendo de nosotros y más en este contexto. No está bueno lo que hiciste”, fue algo de lo que le respondieron. “Ella disfrutando lo barato que es y nosotros muriendo de hambre”, se leyó en otro caso. “Mi devaluación no es tu diversión”, le advirtieron otros muy enojados.

Tras el escándalo en las redes, la influencer pidió disculpas y buscó aplacar los ánimos: “Por supuesto, cuanto más barato es para los estadounidenses, más sufren económicamente los argentinos. Si vienes, ¡trata de gastar dólares también!”, dijo.


COMPARTIR