Un informe de FIDE destaca que "existen condiciones objetivas" para que en el segundo semestre se consolide un descenso de precios.

La Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE) proyectó para el segundo semestre del año una desaceleración de la inflación, una mejora en la actividad productiva y una recuperación de los salarios vía paritarias.

La entidad sostiene en su último informe que "existen condiciones objetivas, particularmente desde el frente externo, para que hacia el segundo semestre se consolide un sendero descendente de precios, y aunque permanecerá en niveles elevados", estimados "en torno al 42% hacia fines de año, no corre riesgo de espiralizarse".

El trabajo destacó, además, que en junio se avanzó en la recuperación de la actividad.

"Contrario a la idea de algunos analistas de que el segundo trimestre se alcanzó el techo de recuperación dando lugar a un sendero de estancamiento, una serie de indicadores nos permiten anticipar que la trayectoria alcista continuará", agregó.

Para explicar esta previsión FIDE sostuvo que "el consumo de energía industrial de grandes empresas (excluyendo Aluar) relevado por Cammesa registró en junio un crecimiento del 37,4% respecto a junio de 2020, y del 19% respecto a junio del 2019".

Asimismo, indicó que los datos para la primera mitad el 2021 "son igual de alentadores".

"El acumulado para los primeros seis meses de 2021 registra un crecimiento de la demanda de energía industrial (excluyendo Aluar) del 44% respecto a 2020 y del 4,9% respecto a 2019", precisó e indicó que "de consolidarse estas tendencias, el techo de la actividad se ubicaría en niveles más altos que los previstos hasta el momento".

Por ello, la entidad subrayó que el crecimiento del PIB podría elevarse al 7% para 2021, pero advirtió que "la recuperación de 2021 no alcanzará a compensar totalmente la caída de 2020".

"Medido en niveles de actividad, deberíamos esperar hasta mediados de 2022 para registrar niveles de producción y consumo equivalentes a los prepandemia".

En cuanto a las negociaciones paritarias, FIDE aseguró que los últimos acuerdos denotan una suba del techo paritario del 34% al 40%, o más.

"En la misma línea, autoridades del Gobierno nacional han mostrado voluntad para que aquellas discusiones paritarias, que cerraron a un porcentaje menor que el acordado sean reabiertas", dijo el informe.

"Obviamente, en pocos meses no se podrá recuperar todo lo perdido en el último tiempo. Además, en el contexto de la pandemia las condiciones de cada sector no son las mismas para responder a estos reclamos. La recuperación es heterogénea y no todas actividades cuentan con márgenes suficientes para otorgar aumentos", agregó.

En lo que respecta a los sueldos, FIDE sostuvo que "en el marco de la luz verde oficial para la reapertura de paritarias y una trayectoria de recuperación como la observada hasta el momento, consideramos factible una recomposición del salario real en torno a 2 puntos para 2021".

En este sentido, el estudio destacó que las paritarias de junio reflejaron el reconocimiento de hecho de una pauta salarial más alta.

"Como ejemplo, los gremios de empleados del Congreso, camioneros, Anses, PAMI y alimentos obtuvieron aumentos superiores a los de los trabajadores que cerraron paritarias unos meses

atrás. Junto con ello, durante junio el gremio bancario reabrió paritarias, modificando la referencia de aumento del 29% al 45%. También ha hecho lo propio el gremio de encargados de edificios, con un aumento del 44%", señaló.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry