El senador nacional de Juntos por el Cambio, Esteban Bullrich, se mostró profundamente emocionado este jueves tras formalizar su renuncia a la banca que ocupaba en la Cámara alta, a raíz del cuadro de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) que padece.

"Con todo el dolor del mundo y la frustración de no tener alternativa, quiero anunciar mi renuncia como senador de la provincia de Buenos Aires. Ser parte del Senado de la Nación ha sido uno de los honores más grandes de mi vida política", anunció el senador, entre lágrimas, en su despedida tras un pedido de apartamiento que realizó la presidenta de la Cámara, Cristina Fernández de Kirchner.

En el marco de su última sesión, resaltó que se tratará un proyecto de su autoría sobre educación inclusiva y destacó: "Me voy con la tranquilidad que acá hay muchos dirigentes que tienen la vocación de construir un mejor país".

Además, agradeció a su familia y aseguró: "Abandono los honores, pero no la lucha. Me voy honrado por el apoyo que recibí estos meses". Y agregó, aplaudido de pie por todos los presentes: "Lamento dejarlos, pero Dios tiene otros planes para mí".

Tras su discurso, el senador por el Frente de Todos, José Mayans, solicitó la palabra para proponer que el cuerpo no acepte la renuncia del senador Bullrich y considere, dada su situación, que pueda continuar trabajando desde su casa, lo que fue aceptado por la vicepresidenta: "Si quiere seguir trabajando puede hacerlo".

Minutos más tarde, el senador Bullrich agradeció el gesto, pero ratificó su intención de renunciar a su banca para poder dedicarle tiempo a su familia. "No hay hombres imprescindibles, hay actitudes imprescindibles", enfatizó.

La decisión de que renunciaría a su banca este jueves se conoció el martes. Ese mismo día, trascendió la carta que le envió a sus compañeros de bloque informando el por qué de su renuncia.

“Hola colegas, quisiera no tener que escribirte este mensaje pero la realidad me dice que tengo que renunciar a mi banca de senador. Para dedicarme a mi familia y la ELA, la mía y la de todos los que la sufren", compartió en el documento.

Y añadió: "Ya veremos si Dios tiene pensado que vuelva a un lugar de representación pero está claro para mí que hoy no puedo llevar adelante mi carga pública como los bonaerenses que me eligieron se merecen”.

"Todos lo que le ganaron a esta enfermedad lo hicieron bajando el nivel de estrés. No veo que el Senado los próximos dos años vaya a darme ese ambiente. Ojo dejo el Senado, no la política y mucho menos el sueño de dejarle un mejor país a mis hijos”, concluyó en la nota.

El exministro de Educación de la Nación y senador por la provincia de Buenos Aires de Juntos por el Cambio ingresó a la Cámara Alta por el partido Cambiemos Buenos Aires en 2017 y tenía mandato hasta el 2023, pero su enfermedad lo lleva a dimitir de su cargo.

Este lunes, presentó su libro "Una nueva Buenos Aires: para renovar el Pacto de Unión Nacional", donde propone la división administrativa y política de la provincia de Buenos Aires en cinco partes. De la presentación participaron varias figuras de JxC, entre ellas el expresidente Mauricio Macri.

Al momento de hacer pública su enfermedad recibió apoyo de todo el arco político y tuvo el reconocimiento de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien lo llamó por privado apenas se enteró de su enfermedad y una sesión que encabezó pidió un aplauso para el senador.

Página 12


COMPARTIR