Un hombre de cerca de 30 años se quitó la vida en el centro de la ciudad de Zaragoza, en el interior de España, ante la mirada de una decena de agentes de Policía que asistieron a su auto apuñalamiento mientras le apuntaban con sus armas y le insistían para que depusiera su actitud pero que en ningún momento atinaron a sacarle el arma blanca, a pesar de su superioridad numérica.

Los hechos ocurrieron el martes por la mañana, cuando el hombre fue visto corriendo desnudo por la calle Santander, una amplia avenida muy próxima al casco antiguo de la capital aragonesa, con un puñal en la mano.

Los viandantes y conductores avisaron a emergencias y hasta la zona se desplazaron hasta ocho dotaciones de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón. Precisamente los hechos se precipitaron con la llegada de los agentes, puesto que la autolesión se produjo cuando el sujeto los vio.

En plena rotonda de la plaza de Roma, el hombre se metió en el pequeño estanque que alberga, de apenas un palmo de profundidad, y allí comenzó a asestarse puñaladas en el pecho y abdomen hasta que cayó en el agua, ya teñida de rojo.

Los sanitarios de emergencias que se desplazaron hasta el lugar solo pudieron certificar el fallecimiento y activar el protocolo judicial para el levantamiento el cadáver. Ahora el suceso está siendo investigado por el Grupo de Homicidios, cuya principal hipótesis es que el hombre sufrió un brote psicótico.

Fuente: Diario Popular

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry