A sus 31 años Paula Rojas se encontró luchando para recuperar su empleo y el de sus 54 compañeros en plena pandemia de Covid-19. Lo que nunca imaginó fue que eso la llevaría a encabezar una lista en La Matanza.

Más de seis meses sin cobrar, una cuarentena y el intento de vaciamiento de la fábrica donde trabajaba cambiaron para siempre la vida de Paula Rojas. "Veníamos acumulando aguinaldos y quincenas sin pagar desde 2019. Nos dieron un cheque sin fondos y a fines de marzo del 2020 nos enteramos que estaban entrando camiones para llevarse cosas mientras nos quedábamos en nuestras casas", comentó a Télam la precandidata por el Nuevo MAS en La Matanza.

Ella y sus compañeros se reunieron en la puerta de la fábrica La Nirva, en la localidad de Lomas de Mirador, haciendo guardia hasta tener una respuesta. Fueron a la Municipalidad y al Ministerio de trabajo en busca de una solución. Cuando ya no había cómo pagar el viaje en colectivo, empezaron a vender tortillas y bizcochuelos entre los vecinos de la zona.

La respuesta del Estado no apareció, pero sí la presencia de los partidos de izquierda. Varias agrupaciones llegaron a dar su apoyo mientras el grupo de trabajadores hacía guardia en la vereda.

"Cuando pudimos ingresar a la fábrica, el Nuevo MAS fue el único que se quedó. Sigue acompañando hasta ahora, porque seguimos peleando por un montón de cosas. Hubo otros partidos que acompañaron cuando estuvimos afuera y después no los volvimos a ver", relató Rojas.

Si bien La Nirva ya se encuentra en poder de sus trabajadores, que formaron una cooperativa, todavía quedan algunos objetivos y conquistas para dar. Actualmente, Rojas forma parte del consejo directivo y cumple la función de tesorera, rol que le fue asignado con apoyo de sus compañeras y por voto en asamblea.

Aunque confiesa que nunca se imaginó en la política, en estas elecciones encabeza la lista del Nuevo MAS en La Matanza como precandidata a concejal, en la misma boleta que Manuela Castañeira encabeza como precandidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires.

"Me fui dando cuenta de que la experiencia de la fábrica sirve un montón para otros trabajadores que están en una situación similar o peor, que directamente se quedaron sin trabajo", remarcó Rojas en esta entrevista a Télam.

Y agregó que en caso de lograr los objetivos se propone "poder ayudar a todos" a partir de su experiencia y "abrir las puertas para los reclamos" de otros trabajadores en situaciones precarias.

"En nuestro caso, el Ministerio de Trabajo no nos daban bola, en la municipalidad (de La Matanza) tampoco. Nadie nos escuchaba. Dejamos cartas en la mesa de entrada, nunca tuvimos una respuesta. Quiero ayudar a que no pasen por lo mismo, escuchar, dar una respuesta positiva a los reclamos", contó.

Y no es solo el caso de los empleados de fábrica. Hace rato que los trabajadores de salud "están en malas condiciones, ganan poco y figuran como contratados", advirtió la precandidata.

Su experiencia durante la pelea por recuperar La Nirva le abrió los ojos: "Siempre nos pareció imposible siendo trabajador hacernos cargo de una empresa y hoy en día la situación es diferente. Antes solo estábamos en las máquinas; ahora vamos aprendiendo a comprar, hablar con proveedores, es un mundo nuevo".

La precandidata manifestó estar dispuesta a incorporar nuevos saberes para poder sostener su lugar de trabajo y el de sus compañeros. Incluso está haciendo el ingreso en la Universidad de la Matanza para estudiar Administración.

"Nos hacen creer de todos lados que un trabajador no puede hacerse cargo de una fábrica, estamos aprendiendo que se puede. Y con la política es lo mismo. Las necesidades son de los trabajadores, y solamente quienes pasamos por eso entendemos la necesidad del que realmente la está peleando", concluyó.

Télam

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry