"La música es mi vida" valoró Luciano Caballero durante uno de los ensayos en los que ajustan detalles para su gran presentación de este sábado en el 18° Festival Nacional del Taninero y 11° Fiesta Provincial del Chamamé “Chamamé Razachaco” que comenzó este viernes en el Estadio del Club Juventud. 

Toda una vida dedicada a la música, recorriendo escenarios en familia, con amigos, haciendo lo que saben hacer porque aman la música. Después de dedicarse muchos años a la música tropical, contribuyendo a la formación y consolidación de muchos referentes de la cumbia chaqueña, este sábado subirán al escenario para hacer chamamé.

Por primera vez, recibirán el reconocimiento de la comunidad que los vio crecer y con quienes  han compartido toda una vida. Sentimiento Tirolero es una síntesis de ese amor por la música, por su pueblo y por el chamamé. Integrada por Luciano Caballero, Marcelo Caballero, Ramón Brites, Ramón Barrientos, Pablo Alcaráz y Gustavo Argüello presentarán un repertorio festivalero en el que muchos descubrirán una nueva faceta de estos músicos.

En diálogo con Chaco 24 News, Luciano Caballero expresó "vivimos esto con mucha alegría, estamos muy ansiosos, en lo personal muy emocionado, es la primera vez que vamos a tocar en nuestro pueblo y en un escenario de tanto prestigio". Y agregó "yo fui músico toda mi vida y tuve muchas satisfacciones y hoy me toca ser partícipe de esta presentación que me pone muy contento y ya no veo la hora que llegue el momento de subir al escenario", expresó.

Nuevos valores

Sentimiento Tirolero comenzó a gestarse hace menos de dos años con la vocación de seguir haciendo música y el chamamé era una materia pendiente. Esta iniciativa los reunió con el afán de seguir juntos, compartiendo como familia este arte que los vincula y que los mantiene ávidos de hacer más. Fue así que Ramón Barrientos invitó a un joven estudiante, Pablo Alcaráz a ser parte de esta nueva formación.

Pablo Alcaráz es un joven músico tirolero que recién terminó la secundaria pero ya viene incursionando en varios ritmos con su acordeón. Virtuoso y alegre comparte experiencias con sus compañeros que tienen toda una vida sobre los escenarios. Pablo comenzó a aprender música con el profe Avo Almirón y luego se integró a la Escuela Música Popular de la Fundación Huoqó obteniendo la formación necesaria para demostrar todo su talento. Hoy comparte escenario con estos destacados músicos que encontraron en su frescura, una cualidad necesaria para esta formación, que contagia alegría y sonoridad con un ritmo tan cercano a los afectos de todo el pueblo litoraleño.

 

 

 

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry