Los productores de soja comercializaron el viernes pasado casi 300.000 toneladas y cerraron en más de 16 millones las ventas realizadas en las veinte jornadas que duró el Programa de Incremento Exportador, que implementó un tipo de cambio de $ 200 por dólar para las exportaciones de la oleaginosa durante el mes pasado.

La medida, que se acordó con los principales complejos exportadores, terminó superando el compromiso inicial de liquidar soja y derivados por al menos, US$ 5.000 millones, cifra que finalizó en US$ 8.123 millones, es decir, un 62,46% más que lo esperado.

De acuerdo con las cifras de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el viernes se vendieron 287.575 toneladas de soja, con lo cual desde el lunes 5 hasta el 30 de septiembre totalizaron 16.080.862 toneladas.

Los contratos nuevos de compraventa concertados el viernes y en fechas previas pero anotados el último día de la semana pasada sumaron en conjunto 220.036 toneladas, y el valor promedio de esos negocios resultó en $ 65.903 por unidad de peso.

Por otro lado, también se destacaron las fijaciones de operaciones concertadas con anterioridad al viernes por 49.520 toneladas, alcanzando un valor promedio de $ 62.743.

En relación con los negocios pactados en dólares, los contratos de compraventa de soja registraron un valor promedio de US$ 366 por un volumen de 741 toneladas; en tanto que se anotaron fijaciones por 142 toneladas a un valor promedio de US$ 336.

El Banco Central cerró la jornada del viernes con compras por US$ 317 millones, y acumuló US$ 4.968 millones en las últimas diecinueve jornadas tras la implementación del tipo de cambio especial para las exportaciones de soja.


COMPARTIR