A casi dos meses del Maracanazo, el equipo de Scaloni se presenta en San Pablo para sumar de cara a Qatar. Alarma sanitaria en la previa.

Con el envión tras su reciente título en la Copa América 2021, la Selección Argentina buscará este domingo conseguir otra hazaña deportiva cuando visite a Brasil por las Eliminatorias Sudamericanas. Será otra oportunidad histórica para la Albiceleste, que en caso de ganar alcanzará a la Verdeamarela en el historial general de 108 enfrentamientos.

Pero además, el hito deportivo que puede romper es que ningún seleccionado pudo derrotar en su territorio a Brasil en partidos de Eliminatorias. De hecho, en la historia sólo seis encuentros perdió el Scratch siendo anfitrión; el último significó un trofeo para la Argentina después de 28 años.

El encuentro, válido por la postergada séptima fecha que debía jugarse en marzo, será a partir de las 16 (TV: TyC Sports y TV Pública) en el Arena Corinthians de San Pablo.

A diferencia de la final de la Copa América jugada en el mítico estadio Maracaná -que significó el primer título de Lionel Messi con la Selección Mayor- habrá sólo 1.500 personas invitadas especialmente, sin venta de entradas al público en general.

"Messi está bien, por suerte la patada (ante Venezuela) sólo fue un susto", aclaró el entrenador Lionel Scaloni, de cara a un nuevo clásico sudamericano.

Si bien no lo confirmó en conferencia de prensa, Scaloni plantearía dos modificaciones respecto del éxito del último jueves contra Venezuela con los ingresos de Cristian Romero y Leandro Paredes, quienes por estar suspendidos no formaron parte del once inicial en el 3-1 en Caracas.

Cuti Romero ingresará en la zaga por Germán Pezzella y Paredes lo haría por Guido Rodríguez en el mediocampo. También hay dudas en el lateral izquierdo, en cuanto a la presencia de Marcos Acuña o el ingreso de Nicolás Tagliafico.

Brasil llega como el cuco en estas Eliminatorias, porque ganó los siete partidos que disputó, el último el jueves en Santiago contra Chile (1-0) y pese a que la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) evitó entrar en conflicto con la Premier League.

Así las cosas, el entrenador Tite decidió no citar a los nueve futbolistas que militan en el certamen inglés, por lo que recurrió a jugadores de otras competencias, entre ellas el propio Brasileirao.

Argentina suma 15 puntos -4 triunfos y 3 empates- y es el escolta de Brasil (21), los únicos invictos de la clasificatoria para Qatar 2022.

Susto en la previa
Las autoridades sanitarias brasileñas abrieron una investigación ante la sospecha de que Emiliano Martínez, Emiliano Buendía (ambos de Aston Villa), Cristian Romero y Giovani Lo Celso (de Tottenham) no cumplieron los controles contra la covid-19 de ingreso a Brasil para personas provenientes de Inglaterra. Para la AFA, en tanto, se siguieron todos los protocolos que exige Conmebol, que finalmente intercedió para que los futbolistas puedan estar disponibles para el encuentro.

Habló Scaloni
El seleccionador argentino aclaró este sábado que la Pulga se encuentra "bien" luego de la patada del defensor venezolano Luis Martínez en la victoria del jueves pasado en Caracas. "Leo (Messi) está bien, por suerte la patada fue solamente un susto. Igual vamos a confirmar su condición al 100% cuando hagamos trabajos de campo", explicó Scaloni, quien no confirmó el once que saltará al Superclásico de América.

"Es un partido más. Los cambios no van por una cuestión de gustos, porque está demostrado que todos han rendido. Es importante poder disfrutar de todos y que el equipo no se resienta", argumentó el entrenador.

"Juegue quien juegue, Brasil siempre es un rival importante. Viene de una racha positiva increíble y demuestra estar a la altura por sus jugadores de enorme calidad. Afrontaremos el partido con la máxima exigencia", analizó.

Por último, Scaloni se mostró "feliz" de cara al choque del jueves 9 con Bolivia, en el que regresará el público a la cancha, con capacidad reducido del 30 por ciento en el Monumental.

"Lo más lindo es que la gente pueda volver a la cancha para ver a la Selección, a sus ídolos. Después de haber ganado la Copa no tuvimos casi acceso a la gente; es un buen momento para que quienes vayan a la cancha, tengan cerca a sus jugadores", concluyó.

Télam