El 9 de mayo de 2012 a las 21.10, con 55 votos afirmativos, ningún negativo, y una abstención, el Senado aprobaba la Ley 26.743 que permitiría a las personas registrarse en su DNI con su nombre, foto e identidad de género. También garantizaría el acceso a los tratamientos de salud a toda persona que requiera modificar su cuerpo de acuerdo con el género autopercibido.

"Creo que la sanción de la Ley fue un gran avance en materia de derechos, pero no solamente para las personas que en ese momento no podían ejercer su derecho identitario, sino para todo el pueblo argentino, porque cuando se suma un derecho para parte de una población lo que hace es marcar que una sociedad es mucho mejor", contaba la activista trans Paula Arraigada.

La Ley, sancionada el 9 de mayo y promulgada el 23 de mayo, entiende la identidad de género autopercibida como "la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo. Esto puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido. También incluye otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y los modales".

La identidad de género puede corresponder o no con el sexo/género impuesto al nacer, y puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios hormonales, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido. También incluye otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y el rol de género.

Esto implica que las personas deben, por Ley, poder tener acceso a los servicios de salud de forma integral y sin discriminación.

Algunos aspectos fundamentales de la Ley

La Ley garantiza el acceso a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para reafirmar el cuerpo a la identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa: Sólo basta el consentimiento informado de la persona interesada en hacer el tratamiento o la intervención (artículo 4).

No respetar nombre o pronombres de alguien es atentar directamente contra el derecho a un trato digno. Ante la duda preguntá siempre ¿cómo te gustaría que te llame? ¿Cuáles son tus pronombres?

Toda persona que habite el suelo argentino tiene derecho:

*Al reconocimiento de su identidad de género,

*Al libre desarrollo de su persona conforme a su identidad de género,

*A ser tratada de acuerdo con su identidad de género y, en particular, a ser identificada de ese modo en los instrumentos que acreditan su identidad respecto de el/los nombre/s de pila, imagen y sexo con los que allí es registrada.

Es una Ley que amplía derechos, que reconoce y que subsana años de Estado ausente para las personas trans y no binarias.

Es una ley que incluye.

Es un hito en nuestra historia.

La Ley en la música, el fútbol y la literatura

La Universidad de las Artes (UNA) cuenta con una cátedra de Canto Disidente que cumplió un año y es un espacio pionero de formación lírica con perspectiva no binaria.

Y cada vez hay más libros sobre Educación Sexual Integral (ESI), biografías de personas que transicionaron de un género a otro, relatos de infancias y adolescentes trans y travestis, mangas reversionados con perspectivas inclusivas, y ficciones escritas por cuerpos e identidades no hegemónicas.

Los cambios igualitarios llegaron también al fútbol y ahora conocemos las historias de las jugadoras trans Mara Gómez, Tiziana Lezcano y Jezabel Carranza que pueden jugar hoy el Campeonato Femenino de la Primera División de la AFA.

*Fuentes: Fabiana Taul (médica ginecóloga feminista MN 156924), Lic. Noelia Benedetto (MP.8136, sexóloga) y Ministerio de Cultura de la Nación.

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry