Las ventas de vehículos nuevos en Europa registraron una fuerte caída en los primeros cuatro meses del año como consecuencia de los problemas en las cadenas de suministro que afectan a la industria, según anunció hoy la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA).

Entre enero y abril, los patentamientos de nuevos autos cayeron 14,4% en los 27 países que conforman la Unión Europea, totalizando 2.930.366 unidades, una caída que no se registra desde 2020, momento en el cual regían las mayores restricciones a la movilidad por la pandemia de coronavirus.

Los números en rojo del primer cuatrimestre fueron especialmente empujados hacia abajo por las fuertes caídas que se registraron en marzo y en abril, meses donde las ventas cayeron 20,5% y 20,6%, respectivamente, por encima del 6% y 6,7% de enero y febrero.

“Las registraciones de nuevos autos de pasajeros mostraron una significante caída en abril, a causa de los problemas en las cadenas de suministro que impactan en la producción de automóviles”, indica el informe de la ACEA.

Las peores contracciones en el primer periodo del año acontecieron en Italia (-26,5%), seguido por Francia (-18,6%), España (-11,8%) y Alemania (-9%).

Si se tiene en cuenta solamente la comparación anual de abril las cifras son más sombrías pues Italia tuvo una merma en las ventas de 33%, mientras que en Francia, Alemania y España cayeron 22,6%, 21,5% y 12,1%, respectivamente.

De esta forma, abril representó el décimo mes consecutivo de caídas y un mínimo absoluto (si no se cuenta 2020) para ese mes.

La industria automotriz europea aún no se puede recuperar de la crisis generada por la pandemia: durante 2021 se vendieron 9,7 millones de autos, lo cual representó una caída de 2,4% y el peor número desde que comenzó el registro en 1990, pese a la baja base comparativa al contrastar con 2020.

Los semiconductores son los insumos que más escasean dentro de los componentes afectados por la crisis logística en el sector, una situación que también afecta a otros productos tecnológicos como los celulares y las computadoras.

La ACEA preveía una estabilización en la provisión de los semiconductores y un repunte de las ventas de autos en el segundo semestre de este año, pero la guerra en Ucrania junto con los confinamientos en China enfriaron el optimismo entre los fabricantes, los cuales, pese a la merma de las ventas, reportaron beneficios por el aumento de los precios de los autos, según señaló la agencia AFP.

El grupo alemán Volkswagen (propietario de la marca homónima, Audi, Škoda, Seat y Porsche), empresa que lidera las ventas en el mercado europeo, registró una caída de 18% en cantidad de nuevos autos patentados con 720.385 unidades vendidas durante el primer cuatrimestre, cifra que empeora a 27,1% si sólo se toma a abril.

En tanto Stellantis (Peugeot, Fiat, Citroën, Opel, Jeep, Alfa Romeo) y el Grupo Renault (Renault, Dacia, Alpine) reportaron caídas de 26% y 10,5%, respectivamente.

Por su parte, las ventas de BMV, Mercedes-Benz y Ford cayeron 13,7%, 12,6% y 16%, respectivamente.

Al igual que en 2021, distinta fue la suerte de las automotrices japonesas: la cantidad de nuevos autos patentados de Honda crecieron 26,9% en el primer cuatrimestre (33% en abril) al igual que la de Hyundai (+13,6%) y Mitsubishi (+2,5%), mientras que las ventas de Toyota sólo se contrajeron 1,1%.

Del mismo modo, el sector de los autos de lujo también se vio beneficiado con ventas que crecieron 17,3% (3.251 unidades) en Ferrari, 1,1% (75.487) para MINI, 17,7% (1.624) en el caso de Rolls-Royce y 5% (2.539) para Lamborghini, que registró el mejor cuatrimestre de su historia.

*AFP-Tèlam