La directora del Hospital Pediátrico “Avelino Castelán” de Resistencia, Alicia Michelini, confirmó que la actual es un temporada “con más cuadros respiratorios y consultas que en 2019 o inicios del 2020”, e instó a continuar completando esquemas de vacunación, contra la COVID-19 y las del Calendario Nacional. A su vez, sostener las medidas de bioseguridad para evitar los contagios: “Si bien estamos en el contexto de la pandemia de COVID-19; prácticamente estamos haciendo vida normal y el funcionamiento a pleno de los jardines de infantes, las escuelas y las actividades extra-curriculares de los chicos, sumado a cumpleaños y fiestas, generan mucho contacto entre ellos”, detalló la especialista en declaraciones a Radio Provincia.

En esa línea, sostuvo que “hay una importante circulación virus que, si bien generan tanto compromiso respiratorio, se transmiten por las gotas de flush, como el síndrome "pie, mano, boca", que tuvo predominancia en las útlimas semanas; y todo eso hace que aumenten la afluencia de pacientes”. Las consultas aumentaron un 30% comparado con la misma temporada pero del 2019, que fue el último en desarrollarse en condiciones "normales" antes del desembarco de la COVID-19 y las restricciones a la circulación que se mantuvieron durante el 2020 y  prácticamente todo el otoño e invierno del 2021.

En aquel momento de prepandemia, se asistía a unos 300 pacientes por día en el nosocomio, mientras que en marzo y abril pasados, el promedio superó con bastante holgura los 400 pacientes diarios, según los registros oficiales. "El personal tiene un grado de cansancio bastante marcado y si bien el Pediátrico no tuvo un pico de atención similar al del Hospital Perrando, porque afectó especialmente a los adultos; todo el hospital adoptó los protocolos y cuidadados que exigía ese momento tan particular que fueron los picos de la pandemia", expresó Michelini.

En medio de la pandemia, el Pediátrico continuó con la atención de pacientes con distintas patologías, oncológicas o cardiopatías congénitas, por caso; pero además las contingencias como los niños y niñas que llegaban con golpes o afecciones propios del confinamiento en sus casas, como quemaduras o caídas. "Toda esta situación generó un desgaste que será difícil revertir, pero estamos trabajando con toda la energía para brindar una buena atención a todos los chicos que llegan al hospital", aseguró.

Recomendaciones

 

Ante la circulación viral que implica la temporada más fresca y fría del año, Michelini indicó que es importante, en primer lugar, mantener las medidas de seguridad que se implementaron para evitar contagios de COVID-19. Las elementales son ventilación de los ambientes cerrados, la higiene de manos, limpieza de superficies, estornudar o toser en el pliegue del codo y el uso de barbijos en ambientes cerrados, básicamente a partir de los 6 años. "Se espera un crecimiento del número de casos para cuando comience el invierno, por lo que no hay que olvidar estas medidas, y la importancia de completar los esquemas de vacunación", sostuvo.

La directora del Hospital Pediátrico recordó además que continúa la vacunación pediátrica, con la aplicación de todas las incluidas en el Calendario Nacional, pero por otra parte, siguen inmunizando contra la COVID-19. "La vacuna de la gripe tiene a los niños de entre 6 y 24 como población objetivo, por lo tanto es obligatoria; mientras que, a partir de los 2 años se aplica a quienes cuentan con factores de riesgo", comentó Michelini.

En este último grupo se encuentran los niños, niñas y adolescentes con enfermedades respiratorias crónicas, cardiopatías congénitas, diabetes, obesidad y patologías oncológicas, entre otras.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry