El 11 de diciembre del año, alguien amenaza a la legisladora estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez con un posteo en la red social Parler: “#GUERRACIVIL Voy a matar a Ocasio Cortez con mis propias manos, perra indocumentada".

Desde la misma cuenta se sumaron luego más amenazas: "tengo suficiente nitrato de amonio para joderlos a todos" y "voy a matar a toda la basura liberal que pueda encontrar, no pago mis putos impuestos para llenar los bolsillos de la puta élite".

A partir de entonces, la División de Operaciones Internacionales de la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) comenzó una investigación que derivó en una situación inesperada: las amenazas habían sido proferidas desde fuera de los Estados Unidos.

En concreto, la IP pertenecía a Telecentro y estaba estaba asociada a un teléfono celular argentino. Por esa razón, el FBI envió el alerta a la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI) que encabeza Horacio Azzolin, según da cuenta Omar Lavieri en Infobae.

El caso quedó en manos del juez Ariel Lijo, quien dio intervención al Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista (DUIA) de la Federal, que terminó identificando al autor de las amenazas: un joven de 24 años que vive con sus padres y una hermana en Burzaco, Partido de Almirante Brown.

La vivienda fue allanada por los efectivos de la DUIA y la madre de FSA (solo trascendieron sus iniciales) solo mostró incredulidad. Sin embargo, el propio joven le dijo a su progenitora en presencia de los efectivos: "Mamá, fui yo; soy un boludo".

El joven fue demorado y en la casa fueron secuestrados un teléfono celular y computadoras personales. Horas después, FSA fue liberado mientras el juez Lijo debe resolver sobre su situación procesal.

Fuente: Minuto1

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry