Logró huir tras limar unos barrotes de la celda en la que estaba alojado. Junto a él escapó otro joven que estaba preso por el crimen de Santiago Santucho, un militar retirado asesinado a balazos en su vivienda en julio del año pasado.

Uno de los tres detenidos por el homicidio de Fernando Daniel "Poroto" Liguori, el empleado judicial y ciclista asesinado en marzo último de un tiro por la espalda cuando escapó de un intento de robo, se fugó de una comisaría de la ciudad bonaerense de Pergamino tras limar unos barrotes de la celda en la que estaba alojado, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Marcelo Damián Barrionuevo (22), a quien justamente este viernes le dictaron la prisión preventiva por el crimen de Liguori.

Según las fuentes, este hombre escapó de la seccional con un compañero de celda, llamado Marcos Tobares (26), quien está detenido por el homicidio de Santiago Santucho, un militar retirado asesinado a balazos en su vivienda en julio del año pasado también en Pergamino.

Los investigadores informaron a Télam que ambos estaban alojados en la seccional tercera de esa ciudad del norte de la provincia a la espera de que se abrieran cupos en el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) para que sean trasladados a una cárcel.

En ese marco, este viernes limaron los barrotes que daban a un baño que, aparentemente, no tenía colocado los candados correspondientes, situación que aprovecharon para escapar.

Según las fuentes, el fiscal de turno, Francisco Furnari, abrió una causa por "evasión" y dispuso un operativo que este viernes era desplegado por todo Pergamino y zonas aledañas con el objetivo de recapturar a los acusados.

Los investigadores aseguraron a Télam que este viernes la Justicia de Pergamino le dictó a Barrionuevo la prisión preventiva, junto a Fernando José Aita Valiente (30) y Amílcar Leonel Valente (28), por el crimen de "Poroto" Liguori (52).

El joven buscado fue considerado por el fiscal de la causa, Horacio Oldani, como "coautor" de un "homicidio agravado criminis causa", es decir, matar para ocultar otro delito -en este caso el intento de robo-, y lograr la impunidad, figura penal que prevé como única pena la prisión perpetua.

Aita Valiente fue sindicado como presunto autor material del crimen, y Valente, conductor de la camioneta en la que huyeron los homicidas, quedó procesado como partícipe necesario del hecho.

Ese vehículo, una Ford F100, fue señalado por distintos testigos como el utilizado por los delincuentes para fugarse de la escena del crimen, y captado también por cámaras de seguridad en la huida.

El testimonio clave que vinculó este rodado con el caso fue el del propietario de un campo con una casa cerca al lugar del hecho, quien refirió que el jueves 31 de marzo, alrededor de las 15, se encontraba en la galería luego de haber almorzado y escuchó una ráfaga de cuatro o cinco tiros.

De acuerdo a su relato, unos segundos después escuchó un vehículo que salió muy rápido del lugar, y por el sonido advirtió que se trataba de un rodado con motor naftero de 6 cilindros con caja de tercera, tratándose según su parecer de un Ford Falcon o una camioneta F100.

Sus dichos fueron corroborados con los testimonios de un grupo de ciclistas que venían unos cinco minutos atrás de Liguori, y que aseguraron que una camioneta F100 pasó a toda velocidad y casi los atropella.

A su vez, cámaras de seguridad registraron el paso de la misma camioneta, antigua y sin patente, por la ruta, a la misma hora señalada por los testigos.

El hecho ocurrió alrededor de las 15.30 en un camino de tierra paralelo a la ruta nacional 8 que conecta las localidades de Pergamino y Fontezuela, en el norte de la provincia de Buenos Aires, donde la víctima iba en bicicleta junto a su pareja.

Ambos fueron asaltados por delincuentes que salieron detrás de unos pastizales, uno de los cuales efectuó disparos de arma de fuego y el hombre recibió un balazo en la espalda que le causó la muerte casi en el acto.

El crimen de Santiago Santucho

Por otra parte, el otro detenido que escapó de la comisaría de Pergamino junto a Barrionuevo fue identificado como Marcos Tobares (26), quien hacía unos días había sido apresado por el crimen de Santucho (50), cuyo cuerpo fue encontrado por una hermana de la víctima el 29 de julio de 2021.

Ese homicidio fue cometido en una casa situada en Boulevard Marcelino Ugarte al 1100, de Pergamino.

Personal de la comisaría local fue alertado por la hermana, que hacía algunos días no tenía contacto con el hombre y, al arribar al lugar, constató que estaba fallecido a raíz de dos disparos de arma de fuego en el abdomen y en el pecho.

El cuerpo de Santucho estaba tendido en la cocina del inmueble y solo tenía puesto la ropa interior.

Efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Pergamino establecieron que los agresores pudieron haber ingresado por una ventana posterior de la casa, por lo que una de las hipótesis era la de un crimen cometido durante un intento de robo.

Los pesquisas determinaron que la víctima era un militar jubilado y que se dedicaba a restaurar bicicletas vintage.

Semanas después, dos jóvenes, uno de ellos un adolescente de 17 años, habían sido detenidos como sospechosos, pero la investigación de la Unidad del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil 2 continuó e identificó a Tobares como otro posible coautor del asesinato.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry