Junto al gobernador Capitanich, el ministro de Planificación, Economía e Infraestructura anunció que el 93,34% de los acreedores accedieron a la reestructuración de 250 millones de dólares de deuda. En los próximos dos años significará un ahorro de 212 millones de dólares.

“Nos sacamos una mochila muy pesada, que es la mochila de la deuda externa”, afirmó hoy el ministro de Planificación, Economía e Infraestructura, Santiago Pérez Pons, al participar, junto con el gobernador Jorge Capitanich, del anuncio de la reestructuración de la deuda externa chaqueña.

 

“Este es un acuerdo que nos da el oxígeno suficiente para que la provincia profundice su recuperación económica”, indicó el titular de la cartera económica, durante una conferencia de prensa realizada en el Salón Obligado de la Casa de Gobierno, en la que se anunció el entendimiento con el 93,34% de los acreedores que tenía la Provincia, por una deuda tomada en 2016 a 9,375% de tasa de interés.

 

De hecho, el acuerdo alcanzado con los acreedores, significará “un ahorro de 212 millones de dólares hasta 2024”, resaltó Pérez Pons, para luego precisar que con ese dinero se pueden construir 215 escuelas primarias, 133 hospitales, 500 km de ruta, 4.200 viviendas o adquirir 4.650 ambulancias.

 

Así, “cerramos un capítulo muy importante de endeudamiento provincial y abrimos el período de comenzar a recuperar lo perdido”, completó la idea.

 

Luego, brindó detalles del exitoso acuerdo alcanzado: “En agosto de 2024 teníamos que pagar todos los intereses y la amortización de la deuda. Sin embargo, llegamos a un acuerdo que permitió alargar los plazos de esos vencimientos hasta el año 2028. Nos da un aire muy importante, sobre todo después de esta pandemia tan difícil que atravesamos argentinas y argentinos. Esto permite que Chaco se recupere y fortalezca sus ingresos”.

 

Asimismo, Chaco tenía “la tasa de interés más alta en Argentina. Justamente, el principal punto del acuerdo fue conseguir que la tasa de interés se reduzca casi a la mitad entre 2022 y 2024, pasando de 9,375% a 4,9% y un cupón promedio de 6,35%. Chaco tuvo el ahorro de los intereses más alto en promedio con respecto del resto de las provincias de 313 puntos básicos y en términos del cupón final también tuvo el ahorro más importante”, añadió.

 

El acuerdo con los acreedores privados “tiene una implicancia muy importante porque nos permite destinar esos mayores recursos para profundizar la recuperación económica, inversión pública y, sobre todo, a mejorar el desarrollo de nuestra matriz productiva y generar mayor cantidad y calidad de empleo”.

 

HISTORIA DE UNA DEUDA

 

El endeudamiento chaqueño “tuvo que ver con una dinámica general que sucedió en la economía argentina entre 2016 y 2019”.

 

“Muchas provincias atravesaron el mismo proceso de insostenibilidad de sus deudas. La raíz del problema fue una política deliberada del anterior gobierno nacional que instó a las provincias a endeudarse en dólares y que desreguló por completo el mercado financiero argentino”, cuestionó el ministro de Planificación, Economía e Infraestructura.

 

“Aprovechando esa luna de miel con los mercados, se creía que esa entrada de capitales iba a dar paso a inversiones extranjeras, que iban a producir en Argentina un desarrollo productivo y una generación de empleo muy importante. Ahora bien, la lluvia de inversiones nunca llegó, el endeudamiento de la economía de los argentinos se volvió extremadamente alto. En 2019 pagamos tres veces más intereses sobre la deuda e invertimos menos de la mitad en infraestructura pública”, agregó

 

En números, el país tomó 100.000 millones de dólares entre enero de 2016 y abril de 2018. A mediados de ese 2018 se endeudó por otros 45.000 millones de dólares, es decir 145.000 millones en dos años. Para peor, de cada 100 dólares que entraban en Argentina, 70 se iban, porque “eran capitales especulativos, que no generan inversiones ni tampoco funcionaban para cambiar nuestra matriz productiva”, fue el diagnóstico que hizo Pérez Pons.

 

En ese proceso, “el anterior Gobierno Nacional empujó a las provincias a endeudarse en dólares. En 2015, Chaco sólo se destinaba el 1% del gasto provincial a pagar intereses de la deuda, en 2019 llegamos al 7%, o sea que se multiplicaron por 7 los intereses de la deuda. Eso tuvo su correlato en la inversión en infraestructura, ya que disminuimos la inversión casi a la mitad: pasamos del 19% al 10%”, manifestó para graficar la magnitud del endeudamiento.

 

A ese panorama se sumó la COVID-19: “Con la llegada de la pandemia se hizo cada vez más evidente la necesidad del acompañamiento del Estado al sector privado y, sobre todo, a los sectores vulnerables. La provincia se encontraba en una situación en la cual sin el acompañamiento de los recursos del Estado esta pandemia no podía suceder en mejores condiciones. Por eso, ahora, abrimos el período de comenzar a recuperar lo perdido”, finalizó Pérez Pons.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry