Enrique, que lleva 35 años en el negocio y viene de una familia de comerciantes, había invertido mucho dinero y estaba endeudado.

Enrique es un vendedor callejero que se dedica desde hace 35 años al negocio, pero esta vez pasó por una situación en la que nunca antes se había imaginado, pero que sin dudas tomaría un cambio de rumbo con un cerrar y abrir de ojos.

A Enrique le habían encargado cerca de 1500 manzanas caramelizadas, pero a último momento se lo cancelaron. Hasta ahí estaba todo normal, lo que más le provocó tristeza fue las palabras que recibió por parte de la persona que anteriormente le realizó el pedido. "Me comentaron que no las querían y luego me dijeron: "A ver cómo las haces para venderlas", manifestó el hombre. Ocurrió en Monterrey, México.

Para este pedido, el comerciante había invertido mucho dinero donde además quedó endeudado. Fue así y con urgencia que debía vender todas las frutas con caramelo, para al menos recuperar algo de la venta que finalmente no la pudo concretar.

"Me regresaron la mitad, me dijeron que les suspenda el pedido y a última hora no las querían. Yo les contesté: ‘¿qué hago con tantas manzanas?’" , comentó el hombre. Cuando su hijo Luis llegó a su casa, lo encontró envuelto en tristeza. Por este motivo, decidió hacer algo para tratar de ayudarlo.

Luis compartió en Facebook un mensaje pidiendo ayuda a sus contactos. Para poder vender las frutas con caramelo antes de que se pusieran feas, decidieron bajarle el precio: solo 8 pesos mexicanos (cuando suele venderlas a 10).

"Buenas tardes amigos, les quiero ofrecer manzanas con caramelo a 8 pesitos. Ya que le hicieron un pedido a mi papá de 1500 manzanas y se lo cancelaron. Si nos pueden ayudar para que recupere algo de lo que invirtió, se los agradecería de corazón", posteó Luis.

Pocas horas después, 15 mil personas compartieron su publicación. A la vez, tuvo más de 2300 comentarios y unas 10 mil reacciones.

Por la gran repercusión, recibió muchos pedidos: "Quiero 20″, "¿Todavía tenés? Quiero pedir", fueron algunos de los mensajes que tuvo. Fue así que en apenas dos días vendió todo. "Traje las cajas a mi casa y mis hijos le sacaron fotos y las subieron a las redes sociales. Poco a poco las fuimos vendiendo", contó Enrique al medio mexicano Televisa.

Todavía asombrado por lo que había ocurrido, el hombre relató que la demanda no se detuvo a pesar de que ya había vendido las 1500 manzanas. "Tuvimos pedidos hasta de Nicaragua", señaló Enrique, que ahora sueña con comprar un carrito para poder salir a recorrer las calles con el equipamiento adecuado.

"Vendimos todo, pero todavía sigo teniendo pedidos para responder. Me llamaron desde distintas ciudades para tratar de ayudarme. Empezaron a llegar tantos encargos que no lo podemos creer", sostuvo el vendedor callejero.

Por su parte, el hijo agradeció en sus redes a quienes lo ayudaron. Luis compartió la foto con la última caja de manzanas caramelizadas ya cargadas en el auto de un cliente: "Amigos, ya se acabaron. Esta es la última entrega, muchas gracias por su apoyo de verdad. Mil bendiciones".

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry