El contador Eduardo "Yayi" Sian recibió el reconocimiento como impulsor del Rugby en el Noreste en un nuevo aniversario del Club. Como parte del emotivo homenaje, descubrieron una placa en su honor en las instalaciones de Villa Fabiana.

Eduardo "Yayi" Sian y Orlando "Cacho" Guarnieri, pioneros del Rugby en el Noreste y figuras emblemáticas del Sixty Rugby Club recibieron todo el afectos de la familia del club al conmemorarse el 60 aniversario del decano del Rugby en la región.

En el marco de este aniversario, sus compañeros y amigos recordaron con cariño las palabras que años atrás, Yayi Sian escribiera acerca de la historia del club que forjó el rugby chaqueño. A continuación, el texto completo:

Difícil pero valió la pena. Hacer algo nuevo implica riesgos e incertidumbre. El Rugby en 1.960, aquí en Resistencia, era desconocido. Se sabía que el elemento en disputa era una pelota ovalada. Ante la propuesta de tucumanos y la negativa primero de algunos integrantes de la Comisión de la Escuela de Comercio, Quinto diurno y Sexto nocturna, de jugar un partido se archivó la idea, esto ocurrió en mayo o junio de 1.960.

El riesgo de perder la poca plata para el viaje de egresados de ese año que día a día juntaban las alumnas vendiendo facturas, panchos, etc. pesaba. Ricardo Ayala (nuestro pionero recientemente fallecido) consideró que no, fundamentando en su rol de tesorero. Tengamos presente la amistad de los cursos de la tarde y noche en la escuela y la influencia de los alumnos de la nocturna generalmente con experiencia laboral.

Allá por setiembre, otra vez el tema de la visita de los tucumanos nos preocupó, por la insistencia de ellos. La decisión adoptada sin tanta consulta fue favorable. Y no se perdió plata, lo contrario, se consolidó el pozo en buena cantidad.

El profesor Normando Coronel posibilitó el aprendizaje al Sixty que nació 6 meses después del partido exhibición y el bautismo en Tucumán resulto un triunfo en el Seven a Side jugando el primer partido con Cardenales de Tucumán. El siguiente partido de ese Torneo fue ante Universitario también en Tucumán, ante quien Sixty perdió.

La práctica se acentúo en 1.962 en Resistencia y Corrientes por ello nacieron Clubes. Consecuente, en 1.963 nace la Unión del Nordeste.

Sixty fue Campeón durante 9 años, 1.962 a 1.970, luego llegó el sufrimiento. Ultimo en el juego, sin Coronel, que se incorporó como responsable de la UNNE en el área deportiva, imposible la renovación de jugadores, algunos ya muy viejos, otros muy jóvenes, la desesperanza, la posibilidad de desaparecer era moneda corriente. Para muchos ganó el escepticismo, que era lógico. Jugar en Puerto Vilelas en un predio inadecuado como sucedió, fue terrorífico. Nueve lugares de juego durante 18 años de vida.

En 1.975 la Municipalidad, después de mucho trajín, cede en venta una hectárea de tierra con el compromiso de pagar conforme posibilidades del Club. En el año 1.976 sucesos políticos producen la derogación de la Resolución Municipal.

En 1.978 se vislumbra la posibilidad de disponer de 7 hectáreas en el terreno donde está el Autódromo que totalizan 158 hectáreas. Luego de perfilado el predio y realizada la gestión de uso treintañal ante Lotería Chaqueña, la Unión de Rugby nos responde que cedería por solo 5 años en tanto la contratación implicaba la necesidad de ser ella titular por su condición de entidad madre del deporte establecido por Gobierno Provincial.

No cabía otra, comprar era la alternativa. Vencimos esa dificultad en 1.979, compramos una hectárea, en 1.981 otra lindante. La cuenta en Banco del Chaco se agigantó por la subida de tasas. Nosotros pagamos todo. Nos demandó sacrificios hasta 1.984.

Vamos nuevamente al plano deportivo. En 1.980 cargamos sobre Normando Coronel para que vuelva, estábamos ya en nuestro terreno. Lo conseguimos al entrañable amigo en 1.983. Los jugadores que llegaron provenían de varias Instituciones y no eran muchos. Así con miseria, el Negro Coronel sacó al equipo Campeón en 1.985. Pasaron 15 años sin ganarle a CUNE; 13 a Aranduroga; 10 a Taraguí y 3 a Regatas. Volvimos a ser Campeones en 1.989 y 1.991.

Se cita a Coronel pero no podemos olvidar a otros técnicos de la Primera División que aportaron y mucho. Pero uno grande de físico y también de espíritu rompe el pacto de no mencionar nombres de técnicos o entrenadores, Héctor Costa (Chulo) que ya no está físicamente pero "vive en el Sixty", hizo tanto como jugador, entrenador, directivo con un libreto particular. Pegaba con la “tabla” para que troten los chicos (hoy en la Primera) a ellos les gustaba pasar cerca para ligar. Todo por el cariño de su persona que honramos con placer.

Nuestra historia concluye al celebrar estos 40 pirulos con renovado espíritu fundado en un grupo humano valioso, joven que además de jugar son Directivos. A ellos le tocará proseguir la obligación de brindar un espacio a la comunidad para un propósito de solidaridad.

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry