Neal Maupay, el francés que la rompe en Inglaterra, es de Boca y puede jugar para la Selección

Neal Maupay, el francés que la rompe en Inglaterra, es de Boca y puede jugar para la Selección

El delantero de Brighton, que lo pagó 22 millones de euros en junio, es hijo de una argentina y pasó por las juveniles de Les Bleus, pero nunca dio el salto a la Mayor. ¿Lo tendrá

en cuenta Scaloni?

Lo pagaron 22 millones de euros, fue elegido como el mejor jugador del 2018 en la competitiva Segunda División de Inglaterra, juega de delantero y es francés, pero también argentino. A los 23 años, a Neal Maupay todavía no le llegó la chance para representar a nivel Mayor a Francia, aunque también puede hacerlo por la Selección para trazar el camino que muchos talentosos realizaron a la inversa por no tener oportunidades con la celeste y blanca, al punto de hasta ser campeones del mundo como David Trezeguet y Mauro Camoranesi.

¿Por qué tiene la nacionalidad? Es hijo de una enfermera argentina y realizó los trámites a fines de 2013. "Cita en el Consulado. Oficialmente argentino ahora", escribió en aquel entonces en un tweet que ya no está. "Ya veremos si algún día se plantea la cuestión", expresó ante la consulta de sus seguidores sobre qué haría en el caso de recibir el llamado, que podría aceptar de acuerdo a las normas actuales de la FIFA.

"Los jugadores podrán ejercer el derecho a cambiar de federación únicamente si no han disputado —ya sea de manera parcial o total— ningún partido de selecciones «A» de una competición oficial representando a su federación actual", afirma el inciso a del punto 3.7.1 del Reglamento de aplicación de los estatutos, mientras que el 3.7.3 agrega: "Aquel jugador que desee ejercer el derecho a cambiar de federación deberá presentar a la Secretaría General una solicitud por escrito debidamente fundamentada".

Nacido en Versalles y surgido de Niza, donde fue compañero de Renato Civelli (dijo que el único problema era su "gusto por Boca") y Darío Cvitanich, Maupay debutó con apenas 16 años y 32 días en la Ligue 1 y apareció entre las grandes promesas mundiales, con 35 duelos internacionales y 16 festejos en las juveniles galas. Sin embargo, le costó asentarse y recién explotó durante la temporada pasada, cuando llegó a Brentford para romperla en el Championship británico luego de sus pasos en falso por Saint-Étienne y Brest.

En el oeste de Londres pasó por una primera temporada de adaptación, pero en la segunda mostró todo su potencial: 28 goles en 49 partidos como principal atacante del equipo (a pesar de sus 1,73m), más de medio tanto por encuentro jugado. Eso le valió ser elegido como el mejor futbolista de la temporada en el Ascenso, el interés de Sevilla y un pase multimillonario a Brighton para jugar en la Premier League, donde lleva tres gritos en sus primeras ocho apariciones.

Del lado francés, en principio, corre desde atrás contra futbolistas como Wissam Ben Yedder, Olivier Giroud, Antoine Griezmann y Kylian Mbappé, mientras que en Argentina no tiene menos competencia ante Lautaro Martínez, Lucas Alario y Sergio Agüero, entre otros. Habrá que ver si el campeón del mundo Didier Deschamps lo cita o si Lionel Scaloni decide primerearlo, pero no deja de ser un nombre para tener en carpeta en época de renovación en la Selección.

 

TyC Sports