Una terrible situación ocurrió en una vivienda de la calle Larrea de Caseros, en Tres de Febrero, provincia de Buenos Aires. Una abuela de 89 años fue encontrada muerta en una habitación de la casa, su cuerpo habría estado allí descomponiéndose casi 6 meses. Su nieto Agustín, de 24 años y quien cuidaba de ella dejó un cartel advirtiendo que llamaran a la policía, además de una carta explicando lo sucedido.

Todo comenzó cuando la familia, alertada porque ninguno de los dos atendía el teléfono, se presentó en el lugar con la policía. Al llegar a la puerta de una de las habitación había un cartel con la advertencia: “No entrar, llamar al 911, leéme”, acompañado por un carta.

Al abrir la puerta, sobre la cama estaba el cuerpo de María Jevos, tapado con una frazada. Pese a la descomposición, fue reconocida por su propia hija.

La mujer relató que el joven estaba al cuidado de la anciana y era quien los informaba sobre el estado de salud de la misma. Desde hace meses les pedía que por la pandemia no vayan a visitarla por temor al contagio, pero desde el domingo 29 de agosto habían perdido todo contacto con él.

El joven dejó una carta para su familia en la que cuenta que su abuela falleció en el mes de marzo, pero por miedo la acostó en la cama y no avisó a nadie. Él había viajado a Chascomús y regresó por falta de dinero, era quien percibía la pensión de la jubilada.

Agustín aclaró que la suciedad y el descuido del hogar fueron luego de que la anciana falleció, pero aseguró que mientras vivió siempre estuvo todo en orden. Además pidió disculpas a la familia con la esperanza de que puedan perdonarlo por lo acontecido.

La muerte es investigada por la UFI Nº 05 de San Martín.

Fuente: Minuto1

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry