Un fallo informático reveló un escándalo en Australia cuando se supo que un surfista -cuya identidad se mantiene en secreto- es papá de 48 chicos a raíz de la mala administración de un banco de esperma.

Según publicó el Courier Mail, en base al número de serie del donante salió a la luz que el atleta tiene 48 hijos por todo el estado de Queensland. Durante las últimas horas, una familia aseveró que sus cinco pequeños son hermanos biológicos porque vienen de ese mismo donante.

El medio investigó el escándalo y consultó con expertos, así como habló con las familias afectadas por la fuga de datos. Pero cuando se supo el caso del surfista, se puso foco en ese caso específico.

Un experto en fertilidad indicó que 48 hijos es la mayor cifra de chicos nacidos de un mismo donante “por lejos”. También se trataría de un hecho ilegal: a principios de los 2000, el tope máximo de donaciones en Australia era de veinte familias, y actualmente es de diez.

A esto se le suman una serie de cuestiones que incumplen la ley. En primer término, se garantiza el anonimato de los donantes hasta que los hijos cumplen la mayoría de edad -que es cuando pueden pedir información del donante-, y lo habitual es que entre hermanos del mismo donante haya miles de kilómetros de distancia, por el peligro que supone que desconozcan su origen y puedan tener hijos entre ellos.

Pero la investigación reveló que varios de los hijos del surfista viven en barrios cercanos, algo que sería de extrema gravedad.

Los padres de la familia Ahston, Shannon y Lisa, han admitido que sus cinco hijos -de entre 1 y 15 años- son todos de él. Y es que los Ahston, al igual que el resto de familias, escogieron a ese donante por sus características: rubio, ojos azules y deportista -el donante, además de surfista, es jugador de rugby-. Por ello, y con razón, Shannon y Lisa bromean al asegurar que gracias a su elección “todos nuestros hijos han salido muy deportistas”.

Fuente: Minuto1

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry